sábado, 16 de junio de 2012

SOPA DE TOMATE Y PAN PARA LA CRISIS

SOPA DE TOMATE Y PA
(PAPPA AL POMODORO)
Una sopa muy adecuada para los tiempos de crisis, ya que aprovecha cosas que a veces tiramos- pan seco, tomates demasiado maduros-.
Con pan, tomate y aceite de oliva nace esta sabrosa sopa de los campesinos de la Toscana y otras regiones italianas, como el Lazio (Roma). En agradecimiento a Rita Pavone, que grabó varias canciones en catalán -y que tantos ánimos nos dio en los primeros tiempos en que volver a cantar en esta lengua, después de décadas de prohibición secular por parte de España (y no solamente en época de Franco. En 1714 el rey borbón Felipe V la prohíbe totalmente, y durante siglos centenares de hombres y mujeres fueron perseguidos y hasta encarcelados por utilizarla-entre ellos el propio Antoni Gaudí). Cantar en esta lengua que se quería exterminar, al menos desde 1482 (cuando de estableció la inquisición castellana, de forma ilegal, en los países de habla catalana) era todo un símbolo de apoyo de libertad; Rita Pavone tiene una popular canción dedicada a este plato y, claro, también se enamoró del pan con tomate catalán (pa amb tomàquet).
Tuvimos ocasión de hablar con la Rita después de un concierto que dio en la bella localidad costera de Viareggio, ya entrada la noche, paseado por el bonito paseo marítimo ... Aunque hablo italiano, nos entendíamos perfectamente yo con mi catalán y ella con su hablar de Turín (piamontés), donde había nacido. En su época de máximo éxito grabó, en catalán, la canción "Ell" (por cierto, con una pronunciación perfecta), junto con otras canciones cantadas también en catalán por Donatella Moretti, Gianni Morandi y Jimmy Fontana. Al año siguiente (1966) grabó un disco íntegramente en catalán, con algunos de sus grandes éxitos.
La canción "Viva la pappa al pomodoro" la grabó en español, pero con una traducción lamentable, ya que convertía la sopa de pan en patatas (papas).
En otras regiones italianas, de la Liguria en Sicilia, hay otros platos a base de pan reciclado: el pancotto del Lazio, Puglia y Calabria-sopa que tanto recuerda el Pancuit de Baleares-, la Empanada del Véneto o el Panifrattau de Cerdeña .
En todo el Mediterráneo y también en demás espacios el sagrado pan de trigo aparece, reutilizado, en muchas recetas, como una manera de hacer que no se perdiera nada. En Portugal hay la açorda, o la sopa de coentros del sur (sopa de pan y cilantro), o el gaspacho, pariente de los gazpacho extremeño o andaluz y aquí también el salmorejo también andaluz, sin olvidar las migas españolas, las sopas escaldadas de Cataluña, la aiga bolhida de Provenza, el Torrin del resto de territorios occitanos (Gascuña, Valle de Arán- aquí también con tomate), las famosas Sopas mallorquinas (espesas, pero siempre con pan y verduras), el Fattoush árabe - que recuerda otras ensaladas con pan, por ejemplo italianas o andaluzas- e incluso los pudines ingleses y de Menorca. En esta isla también se encuentra la sopa Oliaigua, muy parecida a la Pappa italiana., Así como el Pancuit ya mencionado, que tanto nos recuerda el Pancotto-pan cocido-italiano, o la Panada.

Pappa, en italiano, significa "papilla"; en todos estos casos se trata de platos de origen popular, presentes en todas las regiones italianas (pancöttu en Génova) hechos a partir de aprovechar el pan seco o seco. En Navarra y La Rioja, la Sopa de ajo también suele tener tomate y pimiento.
Las sopas de pan también están presentes en Andalucía- Sopa de tomate, con pimiento y menta-, Cataluña-sopa de sofrito: las dos son casi idénticas a la Pappa al pomodoro-, y en Cataluña siempre se hace la auténtica sopa de pescado de los pescadores, que el gran escritor Josep Pla decía que era la única verdadera, si llevaba pan. Aquí también es famosa la Sopa de tomillo-Sopa de timó, en el País Valenciano y otros lugares de Cataluña, la Sopa de menta, la Sopa de ajo-pariente de la Sopa de ajo castellana (que suele incluir jamón o chorizo
​​y pimentón ) o andaluza y de otras regiones españolas-o incluso la elegante Soupe à l'oignon francesa-. En la mayor parte de estos casos (sobre todo en Italia y Cataluña) el pan, batido, da una consistencia cremosa, muy agradable, en la sopa. Algunas se enriquecen con un huevo.
Ingredientes
½ de pan de payés, 4 o más tomates de verano grandes, 1 cebolla pequeña, 4 dientes de ajo, aceite, sal, pimienta
unas hojas de albahaca, agua
Elaboración
Desmenuzar el pan en pequeños pedazos y remojar en agua.
Poner en una cazuela la cebolla, cortada en trocitos; añadir ellos ajos picados y el tomate, sin cáscaras ni semillas. Dejar cocer unos 25 minutos a fuego bajo, removiendo de vez en cuando. Añadir el pan, y la albahaca. Dejar cocer unos 5 minutos más. Pruebe de sal y pimienta. Servir en platos hondos y echar un chorrito de aceite de oliva. También se puede comer fría o recalentada.
Notas
Se puede añadir zanahoria o puerro. Debe quedar un poco espesa y cremosa pero no empastrado. Este plato recuerda mucho la acuerda portuguesa, un plato de origen árabe-como el gazpacho (o los "gazpachos" valencianos) y de la Mancha) nombre, según el lingüista Corominas, que tiene este origen-. La açorda de origen árabe se encuentra también en la Cataluña medieval, ya que la menciona el gran médico y dietista Arnau de Vilanova. Justamente, tanto en las cocinas árabes como en la judía, hay numerosas sopas, ensaladas, etc. a base de pan.
Si el plato se hace en invierno se usan los pequeños tomates de colgar o de montaña, llamados "bombolini" en Italia.
A veces el pan se hace tostar o secar al horno, cosa que nos recuera la Sopa de ajo seca de Castilla y León.
Hay versiones de, ya mencionadas, "pancotto" que son también una sopa de tomate con pan, como la del Lazio, Calabria, etc. Se puede añadir apio, salvia, mejorana, laurel, albahaca. Se puede servir con queso de oveja rallado (pecorino, Serrat catalán, manchego). También se puede poner un huevo, como en las sopas de pan que se hacen en Cataluña y otras partes.