miércoles, 2 de diciembre de 2009

UN PLATO BÚLGARO LLENO DE COLOR

TARATOR DE REMOLACHA
Esta deliciosa receta búlgara es de mi amigo Hristo Petrov, un excelente diseñados gráfico que trabaja en Sofia y, además, como he podido comprobar, un excelente cocinero. Es una receta de invierno, basada en el tarator de verano, que se hace con pepino. El tarator es un refrescante y delicioso entrante que, sin duda, pertenece a la tradición turca- en turco, terator es una slasa de nueces, togur y ajo-, pero también se emparenta con el cacik turca, de yogur y pepino, el tzatzaziki de Grecia, el talatouri de Chipre, el teretur bosniano, el tarator macedonio,etc.
Tengo que confesar que no soy muy amante de la remolacha en la cocina, a pesar de su bello y espectacular color. De pequeño, cuando hacía de campesino (los niños alternaban el estudio con el trabajo), mi padre plantaba remolachas, pero eran para las vacas y los cerdos. Sin embargo, cambié de opinión con las recetas de dos amigos- o un amigo y un conocido-. La de Hristo Petrov, por una parte, y la que me proporcionó Tom Selleck (el actor de la serie Magnum PI y de diversos films), que conocí por casualidad en un bar de San Francisco, que es de origen eslavo y , por lo tanto borda el borsch, la famosa sopa de remolacha (pueden ver los detalles de la amistad y la receta en mi libo Menjant amb amics i coneguts- “comiendo con amigos y conocidos”,Pòrtic, Barcelona, 2004).

Ingredienets
1 remolacha grande y bonita
1 huevo
75 g de nueces descascaradas
3 dientes de ajo
Yogur (unos 400 ml)
Sal
Eneldo

Elaboración
Cocer el huevo 10 minutos, pelarlo y reservarlo.
Cortar la remolacha en 4 trozos y cocerla, hasta que se vea tierna. Una vez cocida, pelarla y rallarla en un rallador de agujeros grandes.Rallar tambie´n el huevo. Mezcalrlo todo en un bol, añadir los ajos pelados y aplastados con un prensa-ajos, las nueces picadas un poco en mortero y yogur al gusto, sal y un poco de agua. Mezclar bien, decorar con eneldo picado y refrigerar.

Notas
Yo le pongo más ajo y mas nueces, que no falten!. Un chorrito de aceite (vegetal o de oliva, o como toque especial, aceite de nueces), no le va nada mal.
Si encuentran yogur de oveja, más denso que el de vaca- y, por lo tanto, similar al famoso yogur búlgaro-, aún mejor.
Se puede decorar con medias nueces y una ramita de eneldo y, si se queire, gajos de limón.
Se puede utilizar remolacha ya cocida, que se vende en los supermercados.
Se puede comer con cuchara, mojar pan o incluso como salsa. De todas las formas es delicioso.
Mi amigo Hristo sugiere acompañarlo con rakia,un aguardiente búlgaro! Yo, en todo caso, lo hago con orujo o grappa.