viernes, 25 de septiembre de 2009

EL SEXO DEL MEMBRILLO

SOL DEL MEMBRILLO: CINE Y PINTURA

En el Meditrráneo, la estación dorada, según mi propio gusto, es el otoño. Y la fruta por excelencia de la estacion que cae (fall, en inglglés tardor, en catalán) es el membrillo. Esta fruta dle Pariso- la auténtica- parce como si quisiera aprisionar todo el cada vez más tímido sol que nos queda, y que queremos preservar, avariciosamente.

Indudablmente es la futa del paraiso, un paraiso lleno de osos: tanto por su origen asiático como por sus connotaciones sexuales. Para los catalanes-valencianos-baleares codony (membrillo) es algo que los osos suelen tener, por partida doble, entre las piernas. Mientra la áspera Cataluña se inclina por el pelo, el dulce Portugal convierte a los marmelos en algo que las mujeres suelen tener, también por pares...Tamcoo hace falta el pelo, por la mala fama de algunas mujeres portuguesas!. Dos pueblos unidos por un antiguo destino,- la revuelta de 1640-, con resultados completamente diferentes. Los portuguese impusieron a ingleses, galeses y escoceses, que su jam de naranja se llamase marmelade, en honor a la marmelada o carne de membrillo. Con una copa de Oporto por enmedio!

El membrillo es sensual y sexual, sin ninguna vegüenza. Cada año estoy invitaod por los amigos de Tremp, en el Pirineo catalán, a presidir el Concurs d' allioli de codony (Concurso de alioli de membrilla), una exquisita especialidad pirenaica. ¿Como puede resistirse un oso a volver a su Pirineo originario, y a un pueblo cuyo topónimo significa (trempar) lo que noss pasa a muchos cuando nos excitamos?
El membrillo, auque duro, es la más sensual de las frutas. Primero nos enamoramos de su intenso color dorado, ebrio del últim sol otoñal. Después acariciamos el levísimo terciopelo de su piel, como la de tantos osos que hemos amado y, finalmente, nos impregnamos de su raro perfume, como el olor de una piel recién coquistade que nos aprisiona los sentidos.

No es extraño que sea la única fruta que ha merecido, para ella sola, una pintura de una rara y concentrada intensidad, y una película de culto. Antonio López, mi pintor madrileño preferido, de una prístina y exacta factura hiperrealista, lo captó, hora a hora, minuto a minuto, en todo su esplendor inaprehensible. Y el talento de Victor Erice, lo recogió en una película cortante coma la pintura, sin dramaturgia, sin puesta de escena. Fué un matrimonio perfecto.

El fruto del membirllero se puede tratar directamente, cocido, asado, guisado, pochado,relleno, en buñuelos, horneado, tanto en platos dulces como salados. En Istambul en casa de mi amigo sefardita Tufan, degusté al "dulzura" (como decía él, en su añejo y poético ladino, con una antigua fonética exacta que la catalana) unos "membryos al orno" con miel cuyo perfume se ha quedado en mi, y con él, el de Tufan, que Yavé lo bendiga. Esta venerable receta ya la hacían los romanos. Yo la he propuesta algunas veces en muestras culinarias, sacándoladola del recetario de Apicio, y añadéndole un toque español. Montiño, el cocinero de Felip IV, nos explica un pato con membrillos, una receta que también localizé en un convento de Mallorca, del siglo XVIII.

Pero el membrillo, por definición, es la "carne de membrillo", dicha tambén ahora por los fabricantes, Dulce", "pasta", etc. ; aunque suelen convertira esta deliciosa elaboración en una especie de laboratorio químico, en vista de los ingredientes que incluyen. No solment lo comemos con pan, como en los aciagos, y siniestros, y larguisimos del monstruoso dictador Francisoc Franco Bahamonde, o con queso. Pude formar parte de deliciosos dulces tradicionales: la coca o cóc de codony de l a Franja (Aragón catalanohablante), de donde es mi amigo el formidable naturalista Guillem Chacon, que trabaja en Venezuela , de los panellets (pastas) catalno-baleares, del Arnadí valenciano...
Los osos, que son bastante golosos, suelen amar este delicios producto. Como mi amigo Raul Escuza- de Madrid, la ciudad del oso- que ya no encuentra madroños en el asfato urbano, y prefiere los membirllos del mercado. Es una receta para él. para que comparta esta "dulzura" con sus amigos, y así comerán algo suyo. Cocinar par otros pude ser un acto amoroso!


Necesitamos
1kg de membrillos bien maduros (se nota por el perfume).
300 g de azucar (para osos que no queeran engordarse)

Se pela el mebrillo, se les saca cuidadosament la parte dura del centro, y se corta a dados. Se pone en una cazuela (de barro, de cobre- no de aluminio-) y se cuece a fuego lento por dos horas, mezclando de cuando en cuando. Atención- y lo digo por experiencia- cuidado con las salpicaduras, que queman un cojón!.
Mientras tanto, hojeamos el facebook. Se coloca en botes y se guarda en la nevera. Se puede poner en modes, untados con aceite vegetal.
La cocción puede ser más rápida, media hora- , pero el resultado menos exquisito. En este cso el membrillo se ralla, o se pica en la picadora.

Mi madre les añadía una corteza de limón y un palo de canela.

Antiguamente, el peso era mitad y miitad, y no se guardaba en la nevera. Un abuena proporción es 1k de fruta por 8oo g de azúcar.
Se puede hacer una jalea, solo o con otra fruta, como manzana, y un licor o ratafía. Esto para otra ocasión!


Además:
Codonyat (Cataluña, Valencia y Baleares)
Cotognà (Piemonte)
Cotognata (Italia)
Cotignac (Francia)
Quince paste (anglo)
Krem od dunja u casama (Serbia, Croacia, Montenegro, Voivodina, etc.- Membrillo con licor y crema
Krem od dyuli v chashi (Bulgaria)
Marmelada (Portugal, Galicia)