viernes, 26 de junio de 2009

NUECES Y HIERBAS PARA LA RATAFÍA

"DA NUCES PUERIS": NUECES PARA COMER, NUECES PARA COCINAR, NUECES PARA LA SALUD
RATAFÍA CATALANA
Los clásicos ya sabían de la importancia de las nueces, y no solamente aconsejaban darlas a los niños ("da nuces pueris") sinó que también las utilizaban profusamente en sus comidas. Precisamente fueron los romanos quienes, maravillados ante este fruto, lo difundieron pot todo el imperio- desde su origen caspio e indio- y, por lo tanto, también en la Península Ibérica.
En muchos paises europeos, la nueces son fuente de preciosas historia y leyendas. Recordaré una de mi infancia, muy presente, por otra parte, en toda Cataluña: una señora muy gurmet se arruína por su dispendio en lo más exquiosito, hasta el punto que acaba de pordiosera; hambrienta, en una casa de campo le dan pan con nueces, y agradecida ante este manjar, exclama "Si hagués sabut que el pa amb nous era tan bo, encara seria la senyora de Quermançó" (si hubiese sabido que el pan con nueces era tan bueno, aun sería la Señora de Quermançó"- y aquí, a gusto del cliente, se va variando el nombre del castillo o masía señorial-.
está riquísimo, sinó también los platos que las diversas tradiciones culinarias nos regalan, o que hemos podido aportar de nuestros viajes, como un precioso recuerdo.
Desde los exquisitos cardos castellanos con salsa de nueces hasta la "picada" de Cataluña, el Pais Valenciano y Balears, , pasando la ensalada o la trucha con nueces, una exquisitez recomendable. Y más recomendable si, en ciertas ensaladas,utilizmos el aromático aceite de nueces. Pasando por el internacionalmente famoso baklava turco, sin olvidar la deliciosa intxaursaltsa vasca o el pastel de nueces del Perigord. Del clásico mostillo catalán y aragonés a las nueces fritas chinas, hasta algún pastelillo andaluz o mexicano a las nueces garrapiñadas , las antiguas nueces confitadas y otras delicias dulces, como el antiguo nougat (a base de nueces, como indica su nombre).También el pan de nueces o el queso con nueces forman parte de los mejores recuerdos palatales. Y, para acaba, nada mejor que una ratafía de nueces verdes, que de Italia a Provenza llega hasta Cataluña y el Valle de Arán, con su insuperable licor de nueces.
Para hacer esta “ratafia” catalana, hay que coger las nueces verdes justamente ahora, pro San Juan. Es una bebida muy tradicional; hay gente que la elabora con más de 100 hierbas, especias, cortezas de frutos, flores (como rosas, magnolias, etc.)
Ingredientes
4 nueces verdes
1 l de aguardiente
Hierbas, especias y cortezas de fruta al gusto: tomillo, hierbaluisa, romero, ajedrea, hierbabunena, espliego, hisopo, salvia, melisa, corteza de límón, clavo, nuez moscada ralada, anís estrellado etc.
1 tacita de las de café de azúcar
Elaboración
Aplastar las nueces verdes con un mazo: cuidado, manchan las manos.
Cortar les hierbas, un poco secas, con una tijeras a trozos pequeños. En una garrafa o boella de cuello ancho poner el aguardiente con las nueces a trozos y las hierbas. Tapar. Dejar infusionar “30 dies a sol i serena” (un mes al exterior). Al cabo de este tiempo, añadir el azucar o mejor un jarabe hecho cociendo azúcar y agua) filtrar y poner en una bonita botella.
Notas
Se puede servir al cabo de un mes, guardándola, mejor, en un sitio fresco y oscuro
También se hacen ratafías de cerezas y otras frutas rojas. Este año la he hecho con vodka. Se puede utilizar anís (menor seco)
La ratafía se sirve en una pequeña ocupa como digestivo o a media tarde. Es excelente como trago largo, con hielo, a la hora del aperitivo o del cóctel.
Es un licor tan fácil de hacer, con resultados asegurados, que vale la pena probarlo:, para sorprender a nuestros amigos.

Para saber más:
Jaume Fàbrega, El llibre de la ratafia.Ratafies i licors d’ herbes de tot el món (Cossetània Edicions, Valls, 2 edición).Es el único y más completo manual de licores de hierbas, frutas (como el patxaran) para hacer en casa que existe en el mercado. Obtuvo el Gourmand World Cookbbok Awards por el mejor libro del mundo en su génerol.